El tribunal suizo de Zug ha resuelto proceder a la liquidación de la empresa orientada a minería de criptodivisas Envion, en cuya ICO de enero de2018 había recaudado 100,012,279 USD.

Ya en julio de 2018, la FINMA (Autoridad Supervisora ​​del Mercado Financiero Suizo) había comenzado a investigar la oferta inicial de criptoactivos (ICO) de Envion, que recaudó más de $ 100 millones con la emisión de tokens denominados ENV.

A finames de noviembre de 2018 el tribunal cantonal de Zug ha ordenado el cierre de la empresa y su liquidación.

La idea de los dos socios principales de la compañía, Michael Luckow y Matthias Woestmann, fue obtener criptomonedas con actividades de minería criptográfica impulsadas por fuentes de energía renovables.

Sin embargo, después de la ICO, surgió un conflicto entre los dos socios que llevaron a Woestmann a acusar a Luckow de generar más monedas de las acordadas.

El citado Woestmann planificó un aumento de capital para diluir la participación de Luckow y esto exacerbó el conflicto.

Al final, Woestmann renunció a la presidencia y la compañía se mantuvo básicamente con el consejo de administración.

Mientras tanto, también se descubrió que aunque la compañía estaba registrada en Suiza, el trabajo real lo realizaba  otra compañía propiedad de Luckow, Trado con sede en Berlín.

El tribunal cantonal de Zug intervino, acusando a la empresa de una carencia total de actividades de auditoría, y dictando el cierre de la empresa y su liquidación.

La decisión del tribunal no es final ya, que es posible recurrirla por lo que el proceso puede tener continuidad.

Sin embargo, un experto legal de Zurich, Urs Schenker, señala que la liquidación es “inevitable” y que las autoridades de supervisión financiera ya han nombrado a un investigador.

Los inversores que participaron en la ICO de Envion están a la espectativa de recuperar parte de su inversión pero todo apunta a que la liquidación puede tardar dos años en completarse.

Además la complejidad de estos tipos de inversiones añaden incertidumbres, como la posibilidad de considerar si los compradores de los tokens ENV son de hecho acreedores de la empresa. Además, gran parte de los importes captados ya no está en las cuentas de Envion, sino en las de la compañía Luckow en Berlín.

Leave a Reply